#CiudadALápiz: ¿Desmovilizados? ¡Nunca!

Antonio Ecarri Angola.- Nos encontramos en el momento más difícil de nuestra historia republicana. Por ello, más allá de una gobernación o una alcaldía, que lo que está en juego es si entregamos o no el país a una dictadura cuya única estrategia, para mantenerse en el poder, es disfrazarse de legitimidad promoviendo la abstención.

La declaración de Henry Ramos Allup explica el meollo del asunto: no votar siempre solo favorece a las DICTADURAS. Basta recordar lo que pasó en el 2005 cuando se decidió entregar la Asamblea Nacional al no participar en las elecciones. En aquel momento el alegato fue “CNE tramposo y no vamos a convalidar” y gracias a ello hoy pagamos las consecuencias, una de ellas es que tenemos un TSJ nombrado por una AN completamente roja. La historia es muy clara, La abstención de AD en el 52, rectificada a última hora por Leonardo Ruíz Pineda, – por ejemplo- le produjo un daño inmenso a sí misma. El costo de tener a la estructura desmovilizada siempre es muy grande. Teniendo este antecedente, se produjo un inteligente cambio de estrategia de Rómulo Betancourt y los líderes de la oposición. A pesar de un Consejo Electoral fraudulento, se tuvo gran éxito frente a la dictadura en el 57. El fraude no pudo con un país movilizado y a los pocos días, Venezuela amanecía en democracia.

La abstención desmoviliza. En cambio, tener candidatos en todos lados, activa las estructuras, testigos, coordinadores de centro, movilizadores, tienes a un gran ejército civil en movimiento. Este régimen ataca los dos cañones con los que sabe que será derrocado: El primero es el voto y utiliza la abstención y desmovilización, tener a la gente en su casa siempre es lo que más le conviene al Gobierno. Acabar con la voluntad y la esperanza, promover estrategias que generan atención es su carta más preciada.

Nuestro segundo cañón contra el Gobierno es la calle. Pero este se encuentra atado al anterior. La desesperanza y el miedo sembrado por la represión apaciguan las calles. En virtud de ello, nuestra lucha debe tener dos frentes: ¡no abandonar ni entregar el país en el plano electoral y mantener la presión en las calles de Venezuela!

La AN del 2015 fue una gran lección. Ganamos con este mismo CNE, todos los circuitos electorales de Libertador, incluyendo Catia. ¿Por qué? existía un control de testigos y una inmensa logística voluntaria de parte de la sociedad. ¿Somos más fuertes o menos fuertes después de hacer esa elección? ¿No es el ataque al parlamento y el desconocimiento de sus funciones lo que activó a la comunidad internacional?

¿Por qué no fuimos a la ANC? Porque esa elección no fue convocada dentro del marco constitucional. No fue consultado el pueblo y eso la hace ilegítima, como lo denunció la Fiscal General de la República. ¿Estamos legitimando la ANC inscribiendo candidatos? NO. Las regionales han sido convocadas en el marco de lo establecido en la Constitución de 1999, que sigue vigente hasta que una nueva constitución sea votada en referéndum popular.

Smartmatic dijo muy claro que el fraude ocurrió porque no había testigos ni auditores de la oposición. No se trata de “carguitos” ni de cuotas, se trata de pensar en el país. La dictadura sale con votos y con calle. El Gobierno busca sembrar miedo para que no salgas a la calle y desconfianza para que no votes. Al final, posiciones democráticas es lo que buscamos. Si existe otra opción, no la conozco. Creer que va a venir un portaaviones americano o peor, creer que está FAN corrompida nos va a salvar, estamos equivocados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *